La avispa asiática está creando estragos en la zona norte de España. Desde que llegó a la península en 2010, la Cornisa Cantábrica es una de las zonas donde más nidos se han encontrado. Por ejemplo, en Galicia, el número de enjambres detectados aumentó un 70% entre 2015 y 2016.

Los agricultores y científicos han resaltado los daños que ya ha causado esta especie. Además, alertan que el número de mariposas, moscas, avispones, y sobre todo, abejas ha reducido considerablemente. La disminución de abejas es notable, algo alarmante para Greenpeace. Según la organización, de la polinización de las abejas depende el 70% de los cultivos para el consumo humano.

Las trampas colocadas para disminuir el número de reinas de avispa asiática demuestran la disminución de estas otras especies en los campos del norte de España. Según cuentan los expertos, hace varios años las trampas se llenaban de pocas velutinas y muchos insectos de otras especies. Pero con el tiempo la cosa ha cambiado.

La Asociación de Apicultores de Guipúzcoa advierte que la falta de datos sobre la incidencia de la Vespa Velutina en el norte de España es preeocupante. Que la plaga afecte “a un sector muy olvidado”, la apicultura, hace que el tema “no se tome en serio”. Piden a la administración más implicación, y se unen a la petición varias organizaciones ecologistas.

No poner remedio a esta plaga hará que en el plazo de una decena de años la avispa asiática haya colonizado toda la península Ibérica. Los efectos ya son notables. Por ejemplo, en Bidasoa (Guipúzcoa), frontera con Francia, la explotación comercial de las abejas en algunos puntos ya es inviable. La costa Vizcaína tampoco se libra. En Bermeo han cazado un total de 101 avispas reina y 270 crías de obreras entre abril y mayo.

Está claro que la plaga de la Vespa Velutina está cada vez más expandida, y nos podemos encontrar con un nido en cualquier lugar. Si se da el caso, no dudes en llamar a expertos en plagas. En Irabia contamos con un equipo de profesionales a tu disposición.